Oaxaca, el gran tesoro de México

El Estado sureño es un vivísimo epicentro de identidad y cultura indígenas. Estas son, tan solo, algunas de sus joyas

         
       
                       
 
     

INFORMACIÓN · OPINIÓN · ANÁLISIS

   
mins leido

La catedral de Santo Domingo en el centro histórico de la ciudad de Oaxaca (México). ELIJAH-LOVKOFF.GETTY IMAGES.

PABLO DE LLANO/ EL PAÍS.

El Estado sureño de Oaxaca es un vivísimo epicentro de identidad y cultura indígenas. En su capital, de bella arquitectura colonial y escala perfecta para pasear, se come, se bebe y se disfruta del patrimonio de manera memorable. Estas son, tan solo, algunas de sus joyas.

01 Primero, al mercado

El mejor lugar para empezar a entender Oaxaca es un mercado. Les desbordará la cantidad de mercancías, puestos y gentes que verán. Hay varios. El de Benito Juárez, céntrico, es estupendo para arrancar. Coman chapulines (saltamontes). No digan no a los gusanos.

'Chile de agua', del restaurante Casa Oaxaca.
‘Chile de agua’, del restaurante Casa Oaxaca.

02 El restaurante Casa Oaxaca

Cocina tradicional modernizada y producto impecable. Una terraza bien diseñada, sin pretensiones, donde se cena a placer con el calorcito local. En Casa Oaxaca, abran boca con uno (o dos, ¡no más!) de sus cócteles de mezcal.

03 Café & buganvilla

Decir que un espacio es mágico es un tópico nefasto menos si se dice del patio del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO). Su cubierta apergolada con buganvillas funciona como una celosía.

El Jardín Etnobotánico de Oaxaca.
El Jardín Etnobotánico de Oaxaca. GABRIEL PÉREZ GETTY IMAGES

04 Puro maíz

Vayan a Itanoni (avenida Belisario Domínguez 513) a desayunar, si son tan amables. La masa de sus tortillas de maíz es artesanal. Sus tetelas (tortillas rellenas de guiso) son un regocijo.

05 Rey cactus

Pocas plantas han ganado tanto aprecio en nuestro tiempo como los cactus. Los ejemplares que se despliegan en el Jardín Etnobotánico, de gran variedad, todos pletóricos, son un asombro. Hay otras plantas maravillosas y el diseño del espacio es de un buen gusto encomiable.

06 Barroquismo

El interior del templo de Santo Domingo está entre el arte sacro y la lisergia. Su belleza tan tan recargada no deja un átomo de vacío.

La decoración dorada del templo de Santo Domingo.
La decoración dorada del templo de Santo Domingo. JOHN ELK GETTY IMAGES

07 Para sibaritas de la fotografía

El Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo (M. Bravo 116) tiene un fabuloso acervo de imágenes de uno de los más grandes fotógrafos del siglo XX y de más artistas gráficos.

08 Divino elixir

Como ya se ha dicho en el punto 2, cuidadito con el mezcal. Es un licor excelente y Oaxaca es su tierra madre, pero es fuerte y puede pegar unos viajes casi astrales. En la Mezcaloteca les guiarán para que puedan disfrutarlo con alegría y sin tropiezos de primerizo.

Abigail Mendoza en su restaurante, Tlamanalli.
Abigail Mendoza en su restaurante, Tlamanalli. OMAR TORRES AFP / GETTY

09 Doña Abigail

Abigail Mendoza es la cocinera que fascinó a Anthony Bourdain con sus guisotes de toda la vida. Su restaurante, Tlamanalli, está en Teotitlán del Valle, un pueblo a tres cuartos de hora en coche de Oaxaca capital. El desvío vale la pena.

Vista de Monte Albán, un sitio arqueológico a ocho kilómetros de Oaxaca.
Vista de Monte Albán, un sitio arqueológico a ocho kilómetros de Oaxaca. ANTON IVANOV ALAMY

10 El Monte Albán

Las ruinas del gran centro de poder de la cultura zapoteca se encuentran a 12 kilómetros de la ciudad. Es una de las grandes perlas arqueológicas de México.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Nota anterior

Eduardo Salinas, periodista agudo y profesional, deja un gran testimonio

Siguiente nota

La juventud cubana toma la palabra

Últimos de Blog

0 $0.00